Quizá tuviera razón Mikel Balenziaga en su respuesta sobre el error que permitió a Charles firmar el 2-2 en Balaídos. La victoria, conseguida a la postre (2-4), resta trascendenciaaesos detalles. Pero es estaunateoría que tieneunadoble lectura. Cuando se pierde, los errores individuales se quedan grabados a fuego. Que se lo digan, por ejemplo, a Iturraspe tras aquel fallo ante el…

vía MD Balenziaga no tuvo su día y condenó al Athletic con dos errores.