BILBAO – Subrayaba Ernesto Valverde en la tarde del sábado que no se fiaba ni un pelo del Elche. O quizá quiso decir que no se fiaba de los suyos. Vamos, que ayer se repitió una historia bien conocida, pero que duele por mucho que pudiera estar avisado el personal. El Athletic se empeña en rizar el rizo. En hacerlo de mal en peor. Su aspecto, por tanto, es demacrado. Los números no engañan. Encadena tres…

vía Objetivo: 42 puntos. Deia. Noticias de Bizkaia...