Un clavo saca otro clavo, y por fortuna para este Athletic mañana hay partido de Copa y con la eliminatoria a favor. En buena lid debería decirse que está resuelta tras el 2-4 en Balaídos, pero habrá que jugarla. Más incógnitas entraña la respuesta del aforo que se ocupe en el estadio tras la serenata de pitos del domingo, donde nadie salió indemne. Ayer más de uno ya andaba cabilando cuándo fue la última vez que San Mamés chifló a alguno de los suyos: a Iraizoz en aquella lamentable actitud de parte…

vía GARA – Un equipo sin recursos.