En Bilbao aún escuece el último disgusto provocado por el Athletic a su afición ante el Elche. Quizás haya sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la parroquia rojiblanca, porque por primera vez en bastante tiempo en San Mamés se escucharon silbidos de desaprobación hacia la labor de los jugadores y el entrenador del conjunto bilbaíno tras la tercera derrota…

vía MD Medicina copera.