Sin lugar a dudas 2014 fue el año del deporte femenino en España. Individualmente sobresalieron deportistas de la talla de Mireia Belmonte o Carolina Marín, mientras colectivamente las chicas del waterpolo, baloncesto o balonmano volvían a darnos nuevas alegrías.

En el fútbol nuestras jugadoras no quisieron ser menos consiguiendo varias medallas en categorías inferiores, y logrando de manera brillante la absoluta lo antes nunca alcanzado, es decir la clasificación para disputar un mundial…

vía futfem.com: Vanesa Gimbert: “Las mujeres estamos dando motivos suficientes para creer en nosotras, apoyarnos y reconocer nuestro trabajo”.