CRISIS. Es la palabra que define a este Athletic, que ayer estuvo cerca de firmar un sonrojo histórico en una nueva exhibición de impotencia ante un Celta que acarició una hazaña que ni se imaginaba.

1 HERRERÍN. Fue víctima del juego horroroso de sus compañeros y no pudo evitar los dos goles encajados. Se lució en una falta botada por Orellana y acertó en un par de salidas…

vía La rabia de un capitán. Deia. Noticias de Bizkaia...