ES muy probable que Mikel Balenziaga haya tenido pesadillas al recordar el partido de anoche ante el Celta. No habrá sido el único, porque la moral de los aficionados rojiblancos no pasa por su mejor momento. El lateral de Zumarraga no pudo contener en ningún momento al celeste Santi Mina, que se convirtió en el hombre más peligroso en ataque del conjunto gallego. Indiscutible para Ernesto…

vía Una mina en la banda. Deia. Noticias de Bizkaia...