Las buenas intenciones están muy bien, pero después hay que materializarlas. Ernesto Valverde había preparado bien el partido, ordenando a sus jugadores que presionaran en todo momento la salida del Villarreal, evitando así el juego de control que le caracteriza. No obstante, los de Marcelino han encontrado en los balones en largo y en la velocidad y…

vía 2-0: El Villarreal deja al Athletic Club a las puertas del descenso.