Estaba claro que Valverde tenía que darle una vuelta de tuerca a su libreto futbolístico en Villarreal para tratar de frenar el declive de los últimos partidos. Y el técnico tiró de pizarra y de un par de cambios de piezas en el puzzle de su once. La principal novedad es que abandonó su habitual 4-2-3-1 y montó una especie de 4-1-4-1 de salida. En la segunda mitad mutó a un 4-4-2. Iturraspe…

vía Estirando la pizarra.