LA pegada es una mina en el fútbol. Y el Athletic no la tuvo anoche, lo que le volvió a penalizar, sobre todo en la primera mitad, donde gozó de sus dos mejores oportunidades. El Villarreal, en cambio, sí la tuvo y se llevó el gato al agua, lo que deja muy tocado al conjunto rojiblanco, al que tampoco le salvó el plan que aplicó Valverde, con un San José que cumplió en la medular…

vía San José o un peón que cumple su misión. Deia. Noticias de Bizkaia...