ESTABA echo un pincel Cristiano Ronaldo para recibir el Balón de Oro y en pleno ceremonial no se le ocurrió otra cosa que arrojar un grito gutural que recorrió el mundo. Las redes sociales pusieron en boca de todo tipo de animales el espantoso berrido del portugués hasta convertirlo en un fenómeno bufo. Supongo que lo tendría pensado y muy ensayado, pues el hombre, cuando se pone, se pone de verdad. Virtuoso del balón y portento físico por ambición y machaque muscular…

vía La imagen como pretexto. Deia. Noticias de Bizkaia...