El Athletic no ve puerta. Y ese es uno de sus mayores males que le han llevado a la delicada situación en la que se encuentra. El dato resulta esclarecedor: cumplida la primera vuelta, los números anotadores de la escuadra rojiblanca son los peores en los últimos treinta años. Habría que remontarse a la temporada 1984-85, con Javier Clemente en su primera etapa al frente del banquillo vizcaino, para recordar unas cifras tan pésimas…

vía GARA – La mayor sequía en tres décadas.