BILBAO – Enero no se detiene, sigue su curso, implacable. Sin margen para el respiro, hoy nos sirve una ración de Copa, un marco que automáticamente despierta otro tipo de sentimientos, incluso ahora que coincide con el tiempo de hacer balance de la primera parte de la Liga, que en el caso del Athletic es lo opuesto a un ejercicio placentero. En función de su trayectoria reciente, cuesta afirmar que la cita le llegue…

vía La bendición copera. Deia. Noticias de Bizkaia...