Los apuntes que dejó el partido del miércoles del Athletic en La Rosaleda son tantos como el número de personas que lo vieron. Habrá quienes opten por la botella medio llena y se agarrarán para ello a la mejoría de algunos jugadores, a la brillantez de alguna jugada o a que no encajaron ningún gol. Quienes ven el recipiente medio vacío pueden remitirse al pobre espectáculo deportivo, a la falta de magia para superar a un rival conservador y ramplón o a que este equipo -no solo sus delanteros- no le mete un gol al arco iris…

vía GARA – San Mamés dirá si fueron brotes verdes o espejismo.