BILBAO – A la cuarta fue la vencida. Por fin pudo el Athletic derrotar al pegajoso Málaga, no había sido inferior en los anteriores cruces, pero anoche era preciso certificarlo en el marcador. En juego, una plaza de semifinales que se amarró sin la holgura a la que se hizo acreedor el conjunto de Ernesto Valverde. Si ya en la ida controló de cabo a rabo, en la vuelta volvió a mostrarse mejor que el rival y lo único que cabe…

vía Llegó la reivindicación. Deia. Noticias de Bizkaia...