UN subidón. El Athletic volvió a vivir una noche mágica en una temporada con más sombras que luces y se da el gustazo de alcanzar las semifinales de la Copa, su competición fetiche, en un encuentro de auténtica genética Athletic, a pesar de que le tocó sufrir a toneladas. Fue un partido de colectivo, donde Mikel San José puso el equilibrio y encarnó la reconversión…

vía San José encarna la reconversión. Deia. Noticias de Bizkaia...