Sesenta horas separan al Athletic del partido más importante de lo que llevamos de 2015. No se trata de un partido en que se esté peleando por lograr un título. Por desgracia, no son tiempos de celebrar nada. Por lo menos, de momento. Y es que el conjunto rojiblanco podría celebrar dentro de poco el pase a la final de Copa tras su victoria de ayer en semifinales (1-0) frente al Málaga. El Espanyol será el rival al que se enfrenten los de Valverde…

vía Sin apenas descanso antes del partido contra el Levante . El Correo.