BILBAO – El fuerte viento, proveniente de la ría, y la fina e intensa lluvia que no dejó de caer sobre San Mamés durante los noventa minutos que duró el Athletic-Málaga del pasado jueves incomodaron a un buen puñado de aficionados rojiblancos. Sobre todo, a los que tienen las localidades en la parte baja de Tribuna Sur. El agua llegó a otras partes del estadio, como en las primeras filas de Este y Principal…

vía “Me voy al bar a ver el segundo tiempo”. Deia. Noticias de Bizkaia...