Los riesgos del directoValverde, pese a que el Athletic acababa de sumar su cuarta victoria consecutiva en Liga, abandonó Balaídos con rostro de preocupación. Su equipo había llegado a pedir la hora en un partido que podía haberse llevado de calle visto lo visto durante el primer tiempo. La lesión de Aduriz, que curiosamente marcó un antes y un después en el duelo de Vigo, quizás pesase sobre el ánimo del técnico gasteiztarra…

vía Los riesgos del directo.