POCOS en las filas del Sevilla podían imaginar un partido tan cómodo ante un Athletic que llegó al Sánchez Pizjuán en racha. Pero el equipo fiable, serio y práctico de las últimas semanas, hizo aguas en defensa. Sin necesidad de practicar un juego preciso y veloz, a los pupilos de Unai Emery únicamente les hizo falta un par de balones largos, a la espalda de los rojiblancos, para generar ocasiones de gol. Laporte…

vía Desajustes que se pagan. Deia. Noticias de Bizkaia...