Era una semana decisiva. Por las alturas de la temporada, por la acumulación de esfuerzos y porque el Athletic la alcanzaba en su mejor momento de la temporada. El séptimo puesto había pasado de ilusión imposible a objetivo factible y, aunque lo sigue siendo –seis puntos de distancia, con 21 en juego–, la situación es peor ahora que hace apenas nueve días…

vía GARA – Castigo a la incapacidad ofensiva.