BILBAO – Viéndole avanzar con la pelota pegada al pie derecho, sin correr muy rápido, lo justo para romper las líneas rivales porque la velocidad de piernas nunca ha sido lo suyo, dominando la situación con la cabeza levantada, como siempre, calculando el momento preciso para ejecutar el pase que permitirá al compañero recibir en ventaja y…

vía Deleitando hasta el final. Deia. Noticias de Bizkaia...