«Ahora cada fallo en cada jornada es decisivo, ahora ya no hay margen», enfatizaba ayer Ernesto Valverde en la previa de un derbi que por la hora y la indefinición liguera en la que se encuentra la Real a estas alturas de Campeonato, desde luego que no parece haber despertado la pasión de otras veces. Tanto que el propio técnico rojiblanco tuvo que negar que esperara un conjunto donostiarra «relajado»…

vía GARA – Demostrar quién se juega más.