EL acto que sirvió para que Andoni Iraola dijese que lo deja fue muy sencillo, hasta el 30 de mayo habrá tiempo de dar rienda suelta a la emotividad. Lo vivido ayer en Lezama discurrió ajeno a la solemnidad, pero tuvo una fuerte carga de simbolismo y este club se nutre de los símbolos, aunque quienes ejercen de tales prefieran pasar…

vía De clase A(thletic). Deia, Noticias de Bizkaia.