CINCO años tuvo que esperar la afición bilbaina para ver a su equipo levantando otra vez la Copa. Un lustro de muchos sinsabores. Tras el desánimo ocasionado por la escasez de partidos y los reveses en las finales de 1905 (0-1), 1906 (1-4) y 1907 (0-1), todas ellas frente al…

vía El primer alirón en rojo y blanco. Deia, Noticias de Bizkaia.