Estimado Sr. Leo Messi:

Cuando lea estas líneas estará pensando en su siguiente víctima. En el defensa al que romperá la cintura mañana en Múnich: si volverá a humillar a Boateng, o le tocará a Benatia, quizá Xabi Alonso. Con que tipo de regate impactará a la humanidad. O igual mire un poco más allá –aunque en esto del fútbol ya sabe que las confianzas no son buenas a pesar del suculento…

vía Señor Messi, olvídese del 30 de mayo . El Correo.