ALABINBONBAN

El 23 de noviembre de 1996, en un San Mamés a reventar y bajo un ambiente eléctrico y cargado de sirimiri, un Athletic en crecimiento gobernado por Luis Fernández saltaba al césped de la Catedral para enfrentarse a uno de los primeros Barças galácticos. En su delantera, el ariete más temido de la época, el brasileño Ronaldo Luíz Nazário da Lima, fichado ese mismo verano al PSV holandés, de donde llegó como Pichichi de la liga.

En aquel equipo de Bobby Robson plagado de internacionales militaba este jugador que marcó una época, con un gol al Compos como coronación que quedó en las retinas de todos los telespectadores.

AthBarça

En la previa, ya en los alrededores de San Mamés, el temor y el nerviosismo eran la tónica general y la misión del equipo se resumía en un simple “parar a Ronaldo”. Una hora antes la grada sur estaba a reventar

Ver la entrada original 212 palabras más