EL Barcelona se convirtió en un dolor de muelas para el Athletic en el primer lustro de la década de los 50 al arrebatarle la liga 1951-52, apearle de la Copa en las campañas 1950-51 y 1953, 54, y ganarle la final de 1953. El club vizcaino, que había inaugurado la tribuna del arco de La Catedral, prescindió en el banquillo primero de Iraragorri y luego…

vía La pizarra de Daucik. Deia, Noticias de Bizkaia.