Armando Ribeiro de Aguiar Malda (Sopelana, 16 de enero de 1971) es el puente que une sentimentalmente Cádiz y Bilbao. Gaditano y vasco, diez años al servicio de los amarillos y una vida de pasión rojiblanca, ahora multiplicada por su labor como formador de porteros en las categorías inferiores del Athletic…

vía Armando: «Estoy feliz porque mis ‘cachorros’ vivirán lo que yo sentí en Carranza» – Canal Amarillo.