BILBAO – Cuando la semana pasada el Cádiz ganó al Hércules por 1-0 en el Ramón de Carranza, todos los seguidores del conjunto auriazul sonrieron. Su equipo estaba a tan solo dos partidos del ansiado ascenso a Segunda División. Sin embargo, a mil kilómetros del estadio gaditano, a casi diez horas en carretera, hubo un grupo de aficionados…

vía Con el enemigo en casa. Deia, Noticias de Bizkaia.