Al mirar a la playa de La Caleta, una de las joyas de Cádiz, dos colores sobresalían en este tarde en la que el calor vuelve a golpear fuerte en la Tacita de Plata, aunque el levante alivia un tanto la sensación de agobio; una brisa que mañana, a la hora del partido, parece que no va a hacer acto de presencia en el Ramón de Carranza (12 horas). Surgen, de repente, en ese punto de la…

vía La Caleta se tiñe de rojiblanco . El Correo.