Una bonita historia. Deia, Noticias de BizkaiaLA última ovación que escuchó Gaizka Toquero queda lejos, fue a comienzos de marzo. Los cuatro minutos que permaneció sobre el césped le supieron a gloria, pues aunque apenas le dio tiempo a entrar en contacto con la pelota su presencia coincidió con un episodio especialmente gozoso para las 50.000 almas reunidas en San Mamés. Ese día el Athletic derrotó al Real…

vía Una bonita historia. Deia, Noticias de Bizkaia.