La histórica y emotiva visita del Athletic a Boise, una de las cunas de la diáspora vasca, con mayoría de personas que hunden sus raíces en Bizkaia, ha dejado estampas curiosas. Entrañables. Patente queda esa adoración hacia, por ejemplo, José Ángel Iribar, un ídolo para mucha de esta gente que pasa los 60 años. Aquí se le tiene grabado a fuego. Como Luis Zubizarreta, casi cuatro décadas en Boise que no han sido…

vía El entrañable reencuentro de Etxeita . El Correo.