LEZAMA – El Athletic tiene todo a su favor para que sus vitrinas, cerradas a cal y canto en los últimos 31 años, vuelvan a abrirse para recibir con los brazos abiertos a un nuevo inquilino: la Supercopa. La renta de cuatro goles lograda el viernes con total merecimiento debería ser más que suficiente para que los rojiblancos salgan…

vía “¿vértigo? no, en absoluto”. Deia, Noticias de Bizkaia.