BILBAO – En un tema tan jugoso para el debate como es el manejo de la plantilla, léase la rotación, sucede que en el término medio está la virtud. El fútbol, como casi todas las situaciones de esta vida, no es ajeno al enunciado de Aristóteles. El criterio empleado por Ernesto Valverde el domingo ha sido objeto de severas críticas que en principio…

Origen: Ni tanto ni tan calvo. Deia, Noticias de Bizkaia