EL Athletic se quedó con cara de tonto. Tres minutos le duró la alegría del primer gol en liga de Sabin Merino y la posibilidad de puntuar ante un Real Madrid superior por fases pero que tuvo que sufrir de lo lindo para consumar su primera victoria en el nuevo San Mamés. Fue un partido enorme, con alternativas y en el que los rojiblancos encontraron…

Origen: Susaeta y una insistencia. Deia, Noticias de Bizkaia