“No lloré, había mucha emoción. Habíamos llorado tanto de las finales perdidas que en ésa el equipo estaba tan feliz que no nos podían salir lágrimas. Todo eran abrazos de alegría, de pensar en lo que habíamos conseguido. Fue inolvidable”. De Marcos recuerda con emoción la explosión de felicidad que supuso ganar la Supercopa, logro con el que ha marcado una época esta generación de jugadores…

Origen: De Marcos: “Hasta ahora es el año de nuestras vidas”