LEZAMA – El carácter afable, alegre y extrovertido que caracteriza a Mikel Rico sufrió un nuevo revés en la mañana de ayer en Lezama, donde el centrocampista vizcaino volvió a padecer una fortuita lesión que le mantendrá mes y medio alejado de los terrenos de juego. La jugada de la discordia se produjo en la parte inicial del entrenamiento…

Origen: El año horrible de rico. Deia, Noticias de Bizkaia