BILBAO – Aritz Aduriz es pura dinamita. Se lo piden sus genes. Es un inconformista. Incluso, un perfeccionista a sus 34 años de edad. La acción de su primer gol ante el Sporting, al que marca por primera vez en su carrera en la máxima categoría -no lo hizo como jugador del Mallorca y Valencia, y ayer se estrenó en un partido como león ante los…

Origen: La genética de aduriz. Deia, Noticias de Bizkaia