En el fútbol, terreno abonado a la exageración, a dejar de jugar un fin de semana se le llama parón, vamos, un drama. De ello se deduce, según el tópico y desde el punto de vista optimista, que tener un par de días más de descanso y dejar de competir un partido puede servir de merecido descanso a los que les va bien o de ejercicio de reflexión para los que las están pasando canutas. Pero, desde la perspectiva del…

Origen: GARA – A confirmar si han cargado las pilas