BILBAO – El dolor le llegaba a traumatizar. Vueltas a la cabeza. Muchas. El tendón rotuliano de su rodilla derecha le generaba ansiedad. No podía aguantar más. Tocaba parar y afrontar el problema de raíz. La decisión llegó a finales del pasado mes, después del duelo…

Origen: La larga espera de ibai. Deia, Noticias de Bizkaia