SIEMPRE me gustó el Athletic de la pierna dura y menos, mucho menos, el que se enmaraña en la impotencia; siempre me gustó el Athletic de la fe -incluso el de la fe ciega…- y menos, mucho menos, el…

Origen: La cabeza serena y los corazones inocentes. Deia, Noticias de Bizkaia