El gol de Munir a los 18 minutos de juego y el posterior tanto de Neymar, que volvió a mostrar una actitud infantil en el terreno de juego, echaron al traste la idea de Valverde de no encajar ningún gol en el partido de ida…

Origen: Un plan muy efímero. Deia, Noticias de Bizkaia