LA canalla, es decir, yo, nosotros, la prensa en general, estábamos afilando la navaja para diseccionar como se merece a Ernesto Valverde por pecar de soberbia y resulta que la jugada le sale de cine al tío. Porque una cosa es hacer dos, tres, si acaso cuatro cambios…

Origen: El partido (casi) perfecto. Deia, Noticias de Bizkaia