¡Viva el fútbol! No hay otro deporte tan abierto a lo imprevisible, ninguno con su capacidad para enmudecer al espectador o transformar el espectáculo más tedioso en la mejor de las fiestas en lo que dura un parpadeo. Después de 72 minutos repelentes para el…

Origen: Locura concentrada en siete minutos. Deia, Noticias de Bizkaia