El árbitro no persiguió a un equipo, persiguió a un pueblo». Manolo Sarabia no se mordió la lengua a la finalización de un partido que acabó como el rosario de la Aurora, invasión de campo, policías nacionales persiguiendo porra en mano a enfurecidos aficionados, fuerzas del orden corriendo a refugiarse en el túnel de vestuarios delante de esos mismos encendidos hinchas, incidentes que…

Origen: GARA – GARCÍA DE LOZA, LA POLICÍA… Y EL HÉROE DE SAN MAMÉS