LOS jugadores tantean a los árbitros, pero hay una premisa, que es que estos no pueden aceptar las protestas reiteradas y si hace falta, se saca la segunda tarjeta amarilla al futbolista correspondiente. Esto no lo hizo ayer en La Rosaleda Sánchez Martínez, que demostró que…

Origen: Sánchez todavía está verde. Deia, Noticias de Bizkaia