LAS estadísticas muestran tendencias, no resuelven partidos. Los profesionales suelen relativizar su valor, aunque no dudan en emplearlas a modo de acicate cuando son de signo negativo: “Están para romperlas”, proclaman entonces. Sin embargo, pasan de puntillas…

Origen: Un rival que no intimida. Deia, Noticias de Bizkaia