ath_1921_155576831Con un Bilbao en extásis se celebró esta final que enfrentaba a dos clubes que antiguamente habían sido el mismo. Con un Estadio de San Mamés abarrotado saltaron al césped el Athletic Club vestido de su ya por entonces tradicional rojo y blanco y el Athletic de Madrid vestido con su segunda equipación. Y así el partido comenzó con unos minutos de tanteo entre ambos equipos que se tradujo en un juego sin ocasiones de gol. La primera ocasión de gol, aunque tímida, fue un tiro lejano de Sabino Bilbao que atajo el portero madrileño. Y así pasaron bastantes minutos en los que ambos equipos no se hacían con el control del partido aunque disfrutaban de algunas ocasiones. Recién cumplida la media hora de juego, Laca aprovechó una pelota y la envió al fondo del marco «athletico». Poco duraría la alegría bilbaína puesto que«Monchín» Triana en el minuto 38 empataría. Tres minutos después Gómez-Acedo pondría el 2-1 en el marcador tras anotar un penalty. Así terminó la primera parte en la que ningún equipo mostró un dominio claro. En la segunda las cosas fueron distinas ya que el equipo local salió en tromba aprovechándose de un equipo contrario muy tocado por el gol encajado casi al final de la primera parte. Hubo un par de sustos por parte de los visitantes pero en los minutos 68 y 73 llegaron los goles que mataron el partido. Y hasta el final ya poca historia hubo. Octavo título para los de Bilbao que lo celebraron en su casa delante de su afición.

Origen: Wikipedia