Las jugadoras de la plantilla rojiblanca pasan cada año por un completo reconocimiento médico-deportivo de alta competición a cargo de los profesionales del Athletic Club y del IMQ, que incluye un test isocinético, otro de fuerza y de movilidad articular, así como un electrocardiograma basal y una prueba de esfuerzo.

Origen: Web Athletic